viernes, 20 de julio de 2007

La Runa Mula

Dicen que la mujer que seduce y hace el amor con un hombre casado está maldita.

En las noches de luna llena ella se convierte en un centauro hembra en RUNA MULA, mitad mujer ,mitad caballo.

En las noches el demonio la azota hasta herirla y ella relincha y cabalga desenfrenada. Mientras la esperan al asecho y escondidos, hombres y mujeres despechados y cuando la ven pasar al lado suyo la golpean con palos y ramas.

Por la mañana la mujer despierta en su lecho golpeada y adolorida, sin saber porqué.

Lo que gente no sabe es que en aquellas noches La Runa Mula toma en sus propias manos la luna, la verdadera luna y la lleva a recorrer todos los rincones del mundo.

Ella sabe de lugares oscuros y sin luna por eso les presta la suya.

En esas noches la Runa Mula cabalga hasta un embarcadero desde donde salen todas las canoas que va a surcar los caminos de la vida.

Se viste de novia y espera al dueño de la canoa que la llevara al otro lado de la orilla.

La gente la maldice. Pero ella no se sabe Runa Mula,

Ni le importa lo que la gente diga. Ella se sabe amante soñadora, poeta.

Compañera eterna de aquellos que recorren los caminos infinitos del amor.

Adaptación

Nicaragua


Nuevamente

esta india morena

de pies descalzos

rota de amarras

¡Danza sobre las aguas!

Alza sus manos al sol

conjura pájaros

de rojas plumas

¡Le nacen alas!

Marisol Briones

Omeyacam


Tezcatlipoca - luna nocturnal se derramó en sus ojos

Hasta penetar todo su cuerpo

Ehécatl como un susurro ,penetró sus oídos

Y los dos se juntaron en el corazón de la diosa.

Ambos la enlazaron entre la oscuridad y la luz

Para entrar en el cielo y perder sus límites.

Algunas veces , uno

Atravesaba el arcoiris

Y era el huracán , la lluvia

La música de gatos ronrorneando

Ternuras y espermas

Sobre la tierra abierta

Del tiempo sin tiempo.

El otro en cambio

Era la permanencia

El dueño del cerca y del junto

Pero también la sombra

Donde reinan los miedos personales

Y los episodios de amnesia locunar.

Los dos , los tres

Tocaron y danzaron bajo

El árbol florido de Xochitlicacan

Después transformados en serpientes

La partieron en dos

Asi fue el principio

Sin embargo ella

Que abrió las puertas de lo prohibido

Indómita como ha sido

Desde que no había sol ni cielo

Mantiene la dualidad

Vestida de luz

Habitada de sombras

Todavía algunas veces

Por las noches llora

Deseando comer

Corazones de hombres

Marisol Briones