sábado, 20 de septiembre de 2008

POEMAS DE JOSÉ A.CÓRDOVA





ACERCA DEL AMOR


La cantidad de mar con que te amo
es decir el (a) mar
por tu piel de acuarelas y horizontes
asciende por la noche de tus ojos
y marca las gaviotas del desvelo.
Si tu cuerpo de espumas se me esconde
en el gesto de adiós con que las olas
clasifican arenas y mareas.
Un marino lunar y silencioso
extenderá las redes
donde nada la India que te digo,
escabrita su barco y lejanía
sube su corazón hasta os mástiles
capitana veloz en su corriente.
Si tus peces de amor se van al fondo
en hipocampos,líquenes y algas
naufragarían huérfanas las brújulas
del viento que me palpa y que te toca.
Si de arenas y sal es el destino
un imperio naval te buscaría
entre el marfil del agua y caracolas
y el rumor de salitre de las conchas.
En tu puerto encallan los sentidos
embarcan los adioses como un niño
rodeado de tristezas en altamar,
y la India navega por mis ojos,
y ciegos navegantes en extavío
pierden la Cruz del Sur en derrotero.
( un capitán atado se desangra)

Si tus islas,coral en tierra firme
emprenden la deriva o travesía,
por debajo del mar te cantaría
por encima del mar te escribiría,
por el centro del mar te tocaría.

Entre redes,gaviotas y delfines
se me escapa la India marinera
en su barca vital de Siete Mares
rompiendo las amarras del velamen
en nocturna bitácora de viento.

No existe el abordaje ni bahía
ni el descanso del vientre en ensenada
ni el ancla del cielo todavía
si la India de amar sin mar me deja
como un barco al garete en medianoche.
( un capitán se desangra)
De nuevo está el amor en la memoria
como si fuera sangre en todas partes
hablaba con la brisa del recuerdo
como cerrada flor contra el olvido
y líquenes de vida a mi regreso.

El día trae el gesto de la tarde
y se oculta el amor,extraño invento,
como somba extraviada cuando escribo.

Recuerdo que te amé en varios infiernos.

Hay que decir depués de todo, el beso
en tu nombre , caricia,nube,lluvia,
llenando de canciones los encuentros
bajo tu piel de frutas y caricias.
Y era así los ángeles deseaban
mi mano entre tu mano por el cielo,
y colinas,rocíos,terciopelos,
calendario de pájaros y abejas
bailarina del cielo en la distancia
de tanto amor te escondes por los vientos
ahora que el alba abre lejanías.
Hoy rencoroso de insomnio y asfixia
no encuentro el corazón en tus orillas
como fantasma enfermo y rota brújula,
no encuentro los helechos del sudor,
lecho y altar donde desnuda sueñas
más que cualquier olor de tierra arada
tiemblo al sabor de espuma en nuestros cuerpos.

Asi nacen y viven los poemas
en el vuelo mundial de las arterias
donde canto y desangro tu partida
hasta sangrar mi alma prematura.
Estarás en mi cuerpo todavía
con nocturno olores que dejaste
en arbustos acuáticos y alcobas
donde el viento estrellado no moría.

2 comentarios:

Rosana dijo...

Solo decir que me encanta que hayas elegido un cuadro mio para ilustrar tus poemas. La chica mirando al mar.

Margarita dijo...

He encontrado con mucho beneplácito este poema de un gran poeta panameño. Estudié su estilo en la Universidad y es uno de mis favoritos, gracias mil por publicarlo en su blog!