domingo, 8 de noviembre de 2009

TIEMPO NEGRO
Siempre a Carlos Briones



La muerte danzó frente a mis ojos
Su risa reventó mis oídos
y estallé como estallaba
tu cuerpo desangrado
ahogándonos.
El dolor camina ya conmigo
me entierra junto a ti.
Los días han dejado de ser
iguales a los días
son espacios donde el tiempo
transcurre despacio, silente
como pesada sombra gris.
Ayer en el hospital
junte en un gran recipiente de cristal
la mitad de mi sangre, mis lágrimas
el corazón palpitante
lo amase con lamentos y plegarias
para resucitarte.
Por alguna razón
El Gran Oídor no me escuchó
Bajó su mano para cortarte
Ceiba amada
para dejarnos en la mitad de la vida
para partirme por la mitad.

Marisol Briones
6 Nov.2009.