sábado, 26 de septiembre de 2009

EDWIN CASTRO RODRÍGUEZ.POEMAS

El poeta EDWIN CASTRO fue hecho prisionero el 12 de octubre de 1956,acusado de complicidad en la muerte del fundador de la dinastía somocista. Según narra el historiador Don Edelberto Torres estuvo sometido a un tormento inconcebible .Se le mantuvo preso en una jaula, contiguo a otra que ocupaban un tigre ,la una ,y una pantera, la otra .La comida de las fieras era arrojada dentro de la jaula en que estaba la víctima, a quien las garras felinas alcanzaron más de una vez.
Desde la cárcel y pese a las terribles torturas, que durante cuatro años padeció, escribía poemas que logró pasar a su esposa y estructuró un libro que fue publicado póstumamente, ya que fue asesinado en las cárceles de la Aviación.

He aquí dos de sus poemas más emblemáticos

MAÑANA, HIJO MÍO, TODO SERÁ DISTINTO

Mañana,hijo mío, todo será distinto .
Se marchará la angustia por la puerta del fondo
que han de cerrar,por siempre, las manos de hombres nuevos .
Reirá
el campesino sobre la tierra suya
( pequeña,pero suya )
florecida en los besos de su trabajo alegre.
No serán prostitutas las hijas del obrero
ni la del campesino
-pan y vestido habrá de su trabajo honrado-

Se acabarán las lágrimas del hogar proletario
Tú reirás contento,con la risa que lleven
las vías asfaltadas,las aguas de los ríos,
los caminos rurales...

Mañana,hijo mío,todo será distinto
sin látigo,ni cárcel ,ni bala de fusil
que repriman la idea.
Caminarás por las calles de todas las ciudades,
en tus manos las manos de tus hijos,
como yo no lo puedo hacer contigo.
No encerrará la cárcel tus años juveniles
como encierra los míos,
ni morirás en el exilio,
temblorosos los ojos,
anhelando el paisaje de la patria
como murió mi padre.
Mañana hijo mío, todo será distinto ¡


Y SI NO REGRESERA?...

Si algún día regreso
volveremos al campo
y marcharemos juntos
por el viejo camino
que un día recorrimos,
unidos de las manos,
en el último abril
de nuestra dicha.

Quizá será otro abril
caluroso y florido.
Se hundirán nuestros pasos
en la alfombra de polvo.
Cruzaré los cercados
del potrero vecino
para cortar racimos
de flores amarillas
que pondré entre tus manos.
Le robaré al malinche
sus bellas flores rojas
que prenderé en tu pecho.
Bajaremos al río
y en sus aguas tranquilas
mojaremos las manos...

Y si no regresara?...
Si no volviera nunca?...
No importa .Vete al campo
y lleva a nuestro hijo
por el camino viejo
que un día recorrimos,
haz que corte al malinche
sus bellas flores rojas
para adornar tu pecho,
y cruce los cercados
del potrero vecino
para llevarte ramos
de flores amarillas.
Baja, con él, al río
y mójale las manos...
¡ En el agua tranquila
sentirás mi presencia
que llenará los cauces
abiertos por mi ausencia ¡

2 comentarios:

pocoyonicaraguense dijo...

Lloro, simplemente loro, por la tristeza ajena, ya que en ell me encierra el mas profundo de mis anhelos, ser visto, creido y amado, por mi hijo, por el que un dia llevare por esos campos de mi Nicaragua, ahora que estoy lejos, por que las cosas han cambiado y el camino del hombre nuevo esta cerca, y por esos senderos de flores amarillas las recorrere no solo mi hijo y yo, si no que tambien la mujer que me ama, la madre de mi hijo, a ella a quien no le he podido dedicar (por las circunstancias que me rodea) todo mi tiempo, mi absurdo tiempo que se desenmaraña en su cabello cada vez que estoy alla en Nicaragua, y yo tan lejos, pero pronto estare en casa. Esto es expresar los sueños de hombres de valor, redimidos.

PonceDleon dijo...

Lindos poemas...aún me da nostalgia recordarlos y pensar q Nicaragua vivió esa realidad con la esperanza de que un día todo sería mejor...