sábado, 26 de septiembre de 2009

RIGOBERTO LÓPEZ PÉREZ EN MIS VENAS ANDA UN HÉROE BUSCANDO LIBERTAD

por Marisol Briones.

En julio, durante la inauguración de la Plaza Sandino en San Salvador, el coordinador del FMLN, Medardo González , mencionaba que la unión de banderas rojiblancas y rojinegras tenía raíces muy hondas, no solo por las historias comunes de nuestros pueblos , sino por los lazos con que se atan, haciendo referencia a Teresa Villatoro,
la salvadoreña amada por el General Sandino, su compañera en la montaña y su representante en el exterior.
Otro de esos lazos es Rigoberto López Pérez, quien residió por años en tierras salvadoreñas junto a otros patriotas nicaragüenses, desde donde partió a cumplir con la tarea que se había impuesto. Y de quien Mario Benedetti expresa…”Rigoberto López Pérez, integra esa legión de jóvenes heroicos que en nuestra sufrida, esplendorosa América han pagado con la vida sus convicciones. Si fuera estrictamente eso y nada más, ya merecería la gratitud y el homenaje no sólo de su pueblo sino de todos los pueblos latinoamericanos. Pero Rigoberto es históricamente algo más, que su indeleble acción del 21 de septiembre de 1956 demostró cómo un tirano, así ejerza el poder más absoluto y más cruel, así sea protegido por el imperialismo como uno de sus hijos putativos pero dilectos, aún así no es inexpugnable...... Al igual que Sandino en su momento, cada uno en su dimensión y en su circunstancia, Rigoberto además de un Héroe es una síntesis, una Lección de Historia”.


En los años 50 , mientras en Managua Emiliano Chamorro y Anastasio Somoza García firmaban el Pacto de los Generales, un joven poeta leonés de 27 años llamado Rigoberto López Pérez llegaba a El Salvador en busca de nuevos horizontes.

Recomendado por el periodista José Constantino González, ex-secretario personal del General Augusto César Sandino, Rigoberto llegó a San Salvador buscando al también poeta Juan Felipe Toruño, editorialista a la fecha del Diario Latino, el más importante de los órganos de prensa que por entonces se publicaban en San Salvador.

La calidad de López Pérez le permitió publicar artículos quincenalmente en el Latino, ya antes lo había hecho en Nicaragua para los periódicos «El Centroamericano» y «El Cronista».
En San Salvador hizo muchas amistades siendo el de mayor confianza Augusto Miranda Montes, quien publicó sus memorias con Rigoberto en el Co Latino del 21 de septiembre de 2006.

El diario intimo en que el General Sandino anotaba hechos y experiencias personales, fue facilitado a López Pérez y es la fuente de donde se nutrió su patriotismo.Así viaja a Guatemala con el propósito de conocer el Palacio de los Capitanes, donde se firmó el Acta de Independencia de los países centroamericanos el 15 de septiembre de 1821, La Historia de Nicaragua que pensaba reescribir partía de ese acontecimiento, pues según expresaba, los próceres, o algunos de ellos, la habían proclamado para impedir que la hiciera el pueblo conforme hicieron constar en el primer considerando de la Acta.
Durante dicho viaje compartió con el General Santos López, ex miembro del Estado Mayor de Sandino.

Varios oficiales ex-GN habían encontrado asilo en El Salvador por haber sido leales a la Constitución y al Presidente Leonardo Argüello, derrocado por Somoza en 1947.Y es aquí en Los Planes de Renderos ,donde se prepara para cumplir con la misión que se había impuesto, ser el principio del fin de la tiranía de Somoza, misión que cumple el 21 de septiembre de 1956, durante un baile en que éste festejaba para la cuarta reelección se infiltró en la misma y durante el acto aprovechó para dispararle. En respuesta, Lopéz Pérez recibió una lluvia de balas que le quitarían la vida inmediatamente, mientras que Somoza sería conducido a un hospital militar estadounidense en la Zona del Canal de Panamá donde falleció una semana después.
Como dijo el Dr.Edelberto Torres , los esbirros de Somoza perforaron con más de 30 balas el cuerpo de Rigoberto López Pérez, pero no pudieron evitar que cumpliera el voto de la vindicta pública al eliminarlo del escenario de sangre y robo en que vivía.
Hasta la medianoche del 21 septiembre de 1956,Rigoberto era un desconocido para la mayoría de los nicaragüenses, pero al amanecer del día 22 su nombre resonó hasta en el último rincón y repercutió a lo largo del mundo.La mayoria de intelectuales latinoamericanos lo elogiaban y escribían poemas y artículos reconociéndolo.
Y a pesar de que su cadáver fuera descuartizado y dejado sin sepultura pero estrechamente vigilado, no impidieron que un día amaneciera con un cártel que lo declaraba héroe de la patria.Como fuera declarado oficialmente el 21 de septiembre de 1981 por la Junta de Gobierno de Reconstrucción Nacional.

Entre los homenajes de aquel momento reproducimos un fragmento del poema que le hiciera Oswaldo Escobar Velado.

CANCIÓN DE CUNA PARA RIGOBERTO LÓPEZ PÉREZ

En Nicaragua, cada veinte años nace un héroe.
Ayer Sandino iluminó la noche temblorosa de América.
Digo nacer, porque los hombres nacen
cuando su muerte tiene
dimensiones de Arcángel.
Y una muerte así hoy vale más que nunca
porque se ha vuelto raro el metal de los héroes.
...Este muchacho, este Rigoberto
López Pérez es el nuevo capitán de la esperanza.
..Su corazón, pequeña águila dormida
estará con nosotros.
Nosotros cuidaremos su universal silencio,
su lámpara, su ejemplo
Para cuidar las rosas que le abrieron el pecho
seremos jardineros.

Oswaldo Escobar Velado.






La noche del 21 de septiembre de 1956 fue una noche de cuchillos largos.Se suprimieron todos los derechos civiles a la ciudadanía y se desató una cacería humana a lo largo y ancho de Nicaragua. Más de tres mil detenidos. Miedo. Incertidumbre. Torturas. Al final, 21 personas fueron procesadas y 16 condenadas.Entre los detenidos
figuraron Tomás Borge Martínez, Pedro Joaquín Chamorro, Pablo Antonio Cuadra e Ignacio Briones Torres.

.

2 comentarios:

María de los Corazones dijo...

¡¡¡HERMOSO!!!lindo blog, siempre es hermoso recordar que si han existido seres que han dado la vida por la dignidad de un pueblo ejerciendo la propia.Saludos trovaluna desde el D.F.en Mexico.

Garry Morales dijo...

Me gusta su artículo.Reconozco el invaluable propósito que ud. se traza en las entrelíneas, la unión de los pueblos centroamericanos y por que no latinoamericanos. Saludos fraternos de la patria de Sandino, Zeledón y López Pérez