miércoles, 13 de febrero de 2008

los amantes

Silvia Tomasa Rivera

fragmento

Bajo ningún relieve de la isla que habitan los amantes hay lugar para otros.

Los amantes nada más quieren ver hacia adentro y envían al exterior sus coordenadas por medio de una voz inaudible que solo perciben quienes callan:los que habitaron la isla en otro tiempo,seguramente breve y silencioso.

Esto es lo que sucede con la pasión de los amantes,dura lo que dura el amor en su pureza y sin transformación.

Es importante decir sin transformación porque en el matrimonio la pareja es condenada por un papel sellado a comprometer su vida en una unión sujeta a la natural erosón del tiempo ( en lo que al amor corresponde ),Y al cabo niega que pertenece al mundo caótico de las instituciones y justifica sin base sentimental

Haber experimentado una supuesta transformación del amor.Nada más falso

El amor no se transforma sólo cambia de ser.

Ésta es la diferencia entre la pareja de casados y la pareja de amantes,los casados salvo esplendorosas excepciones ; se mueven en la latitudes de la soberbia y el avasallamiento.No pueden permitirse el lujo de la derrota porque en su juego estan implicadas muchas más cosas que ellos dos_la casa,los hijos,los bienes ,el etcétera y en suma la sociedad que ejerce sus prerrogativas de vigilancia y control sobre las parejas.Si se divorcian ,ya lo saben ni siquiera los amigos permaneceran al margen…

En cambio, los amantes sí se la juegan. No tienen nada que perder excepto el corazón.

Sí de corazón se habla, de instintos y sentires,en ese terreno sí pactan los amantes.Es una forma particular de soledad la que habitan,y lejos de ser una sagrada familia son una sagrada compañía,odiada y envidiada….

Demasiada verdad para los que observan,demasiado trabajo para el entendimiento de los que olvidan,tan intenso para los amantes mismos que aparentan ser ciegos y sordos para no ver ni oir el granizo de injurias que les llueve.Asi apedreados mantienen una relación clandestina con Dios y por eso a diferencia de los que viven en matrimonio, no caen en provocaciones menores.Saben que la pasión no es eterna y que es inherente al amor.

Todo el mundo lo sabe pero es preciso callar,pretender de manera equivocada que el amor pertenece al matrimonio la pasión a los amantes porque aceptar la verdad implicaría cambiar al hombre y a la sociedad.

1 comentario:

alexis dijo...

en efecto...asi somos los amantes, como en el bello el texto de silvia tomasa rivera. lo lei hace diez anhos en un libro que que se llama mitos mexicanos. lo he buscado en la web y he encontrado un fragmento en tu blog... salud por ello.