jueves, 22 de abril de 2010

PUEBLOS INDIGENAS DE EL SALVADOR

Declaración de los pueblos indígenas ante las violaciones a los derechos de la Madre Tierra en Nahuizalco y El Salvador
Jueves 22 de abril de 2010
Este día Macuil Miktú, desde la cosmovisión ancestral representa el poder sobro todos los demás días, para perdonar y pedir perdón por toda mala acción cometida. Asimismo, un día que representa el principio, el poder de la noche para dar luz a otro día, el renacimiento a una nueva vida después de la muerte, pedimos permiso al gran formador y creador, corazón del cielo y corazón de la tierra y a cada uno y una de nuestros difuntos, para dar a conocer la siguiente:

Declaración de la Coordinadora Indígena de Nahuizalco

Ante la grave situación por la que atraviesa nuestra Madre Tierra y las repercusiones que esto conlleva para la humanidad, debido a las políticas desarrollistas, economicistas y materialistas desde un enfoque de estado colonial, capitalista y monocultural, fortalecidas por una doctrina neoliberal, la cual considera a nuestra Madre Tierra y a la humanidad como un simple recurso o mercancía, de quienes se puede disponer de manera irracional para los fines de producción y acumulación de riquezas concentradas en pocas manos, por tanto, al Pueblo Salvadoreño, la opinión publica nacional e internacional,

Manifestamos:

Autoridades y representantes de los pueblos y nacionalidades indígenas de El Salvador, reunidas en la ciudad de Nahuizalco entre los días 10 y 22 de abril del 2010, amparados en su presencia histórica en este territorio y en base al principio de la libre determinación y autonomía de los pueblos indígenas del mundo, este 22 de abril, en que el mundo celebra el día de la Tierra, nos sumamos al hermano pueblo de Bolivia para declarar los “Derechos de la Madre Tierra” y exigir a los gobiernos y grupos de poder cambiar un modelo que avanza en la destrucción de la vida, y que acabará, incluso, hasta con los poderosos que se consideran inalcanzables por la justicia de la madre naturaleza.

Consideramos :

Que el cambio climático representa una real amenaza para la existencia de la humanidad, para los seres vivos y no vivos de nuestra Madre Tierra; constatando el grave peligro que existe para todas las regiones del mundo, los polos de la Tierra, fuentes de agua, poblaciones afectadas por desastres crecientes, plantas, animales y ecosistemas en general. Estamos convencidos que los más afectados por el cambio climático somos los y las más pobres, los excluidos y a la vez explotados y explotadas del planeta, que veremos destruidos nuestros hogares, nuestras fuentes de sobrevivencia y seremos obligados a migrar y buscar refugio.

Confirmamos que las emisiones de gases del efecto invernadero se originaron en los países industrializados del norte; constatando que el cambio climático es producto del sistema capitalista neoliberal, lamentamos el fracaso de la Conferencia de Copenhague por responsabilidad de los países industrializados que no quieren reconocer la deuda climática e histórica que tienen con los países empobrecidos, las futuras generaciones y nuestra Madre Tierra.

Exigimos al Estado de El Salvador:

1. Respaldar en instancias nacionales e internacionales la declaración y el cumplimiento de los Derechos de la Madre Tierra.
2. Tomar todas las medidas urgentes para detener el grave deterioro de la Madre Tierra, la contaminación de los ríos, lagos, mares, el aire, la tierra, fruto de los 518 años de políticas colonizadoras, explotadoras y privatizadoras de modelos coloniales, hoy neoliberales.
3. Detener todos los proyectos de muerte: represas, minería, carreteras que devoran nuestras reservas ecológicas, proyectos habitacionales, todos con el pretexto de representar beneficio y “desarrollo humano”, ya que estos atentan contra la biodiversidad, nuestros lugares sagrados y nuestras propias vidas en nuestros territorios.
4. Rechazar enfáticamente el uso de productos genéticamente manipulados en el territorio salvadoreño ya que estos atentan contra la biodiversidad, nuestra seguridad y soberanía alimentaria.
5. Adoptar en sus políticas públicas un enfoque intercultural en las aéreas de educación, salud, economía, legislación y agricultura, para erradicar el racismo, la discriminación y marginación que hasta hoy se manifiesta en la gestión pública y privada.
6. Ratificar y cumplir los convenios internacionales a favor de los pueblos originarios en El Salvador (Convenio 169 OIT; Declaración Universal de los Derechos de Pueblos Indígenas).
7. Cumplir con los compromisos pactados en el plan de gobierno.
8. Detener la destrucción, invasión y el saqueo de lugares sagrados (Sihuatan, Guija, Tajcuilujlan y otros)
9. Emprender la reforma constitucional para el reconocimiento de pueblos indígenas en El Salvador.
10. Anular y corregir datos del censo de población realizado en 2007 con respecto a población indígena para evitar su invisibilización.
11. Esclarecer y resarcir masacres indígenas perpetradas en nuestro territorio, especialmente en 1932.
12. Incorporar en la curricula educativa el respeto a la Madre Tierra desde la cosmovisión indígena.
13. Declarar un estado pluricultural que reconozca la existencia de distintas culturas.

Nuestra Madre Tierra tiene derecho a la vida; a no ser envenenada con agro tóxicos, cianuro, armas atómicas, desechos tóxicos de la gran empresa, represas hidroeléctricas; a ser reconocida como fuente de la vida y la vida misma y no como un simple recurso natural y materia prima. Lo que le permitiría a la humanidad liberarse de su condición de recurso humano, de mercancía. Esto significa que no podrá haber libertad para la humanidad sin la liberación de nuestra Madre Tierra.

Sin los derechos de la madre tierra, no hay derechos humanos.

La tierra no le pertenece a la humanidad, nosotros/as le pertenecemos a ella.

Ne tal tesu guipia iteguyu, tejemet ti ipal ne tal.

Por la dignidad y la autodeterminación de los pueblos, avanzamos hacia el “Vivir Bien”.

Tinemi susul yec.

2 comentarios:

Jose dijo...

Esta peticion tien que ser escuchada y leida y contiene la justicia que se merece el pueblo, el respeto al ser humano y a la naturaleza de los cuales se abusado y se sigue abusando y solo lleva a nuestra destruccion. Nuestros,mis hermanos Indigenas toda la razon en este documento.
Yo me pronucio Nonhualco por el lugar de origen de mi madre,mi abuela y mi abuelo.

Fidel Castro Ruz dijo...

que tonterias los indigenas estan muertos en el salvador