martes, 4 de diciembre de 2007


POEMA 7

La luna camina por los techos
de las casas dormidas.
Dos ojos la miran.

(Dos: te busco; me encuentras.)

Nieva en su calido secreto
recogiendo el beso constelado
de todos los que vuelan.

La tierra se olvida;
despiertan las sombras
en la ventana ya acostada,
complaciente;
se concibe el recuerdo.

Y la noche duerme por encima de todo
guardando las palabras.

©Luis Alberto Ambroggio (Oda Enismismada)