sábado, 3 de noviembre de 2007

1 comentario:

José Romero Salgado dijo...

En estos últimos días de octubre, la luna llena se asomó por este puerto de Veracruz. Camino a casa por el boulevard, detuve mi auto frente al mar y caminé por la arena revuelta por el viento. Colgada del negro infinito, la luna llena, pletórica, esperaba por la lluvia que nunca llegó. Felicidades por el éxito de tu poemario!!!!